20061007

Educación o Acción? Ambas?

Dentro del movimiento por la abolición del especismo, un debate muy común es el de priorizar la educación o la denominada acción directa. Tradicionalmente, se entiende por la primera, todo aquello que apunte a cambiar el concepto que tienen las sociedades actuales, de que los animales nohumanos merecen ser esclavizados por el mero hecho de no ser humanos. Por otro lado, se entiende por acción directa, toda acción, valga la redundancia, que solucione los casos de explotación de los que se tiene conocimiento, como es, el de liberar animales que se encuentran capturados en situación de extrema crueldad.

El primer objetivo, de escala global es el más amplio, el que apunta a la raíz del problema de la explotación. Apunta a terminar con el especismo, fundamentado por el tradicionalismo, el materialismo, el racismo, etc. El especismo, como ideología, se encuentra tan desarrollado y arraigado en todas las sociedades humanas, que muchas veces, un cambio en su funcionamiento es percibido como utópico, inalcanzable o lejano. El especismo se ha inmiscuido en todos los aspectos de la vida humana, desde la educación de los bebés y niñxs pequeñxs por parte de sus padres (de forma consciente o inconsciente), pasando por la TV y medios masivos en general, la educación formal (que muchas veces, consciente o inconscientemente firma acuerdos con empresas, o incluso institutos gubernamentales que lucran con la explotación de animales nohumanos), y en casi cualquier otro aspecto de la vida humana, bromas, literatura, artes. Todo esto, sin tomar en cuenta la propia "industria" esclavizadora, la que defiende el uso de animales como si se tratase de objetos o medios de producción. La educación antiespecista que quiere ser efectiva, no puede dejar de lado ninguno de estos aspectos. Es preciso que los diversos actores que tengan la abolición como meta, tomen consciencia primero (para evitar una "contraeducación" especista involuntaria), y actuar en su rol social para, desde ahí, comenzar a revertir el modelo.

Como defecto, se le puede remarcar que necesita tiempo y organización, y mucha paciencia, ya que depende de los propios humanos para que cambien su mentalidad, y de ahí que el modelo especista sea revertido.

La acción directa, por otra parte, es la que actúa directamente sobre las situaciones de esclavización/explotación. Es de pequeña a media escala. Si tiene éxito, su efectividad en cuanto a evitar el especismo es del 100%, no necesitando contar con el factor humano de cambio de modelo. Como defecto, tiene que las acciones directas están previstas en el sistema legal. La ley defiende al explotador, que es considerado “propietario” de los animales que son entendidos como “objetos” o “cosas”. Quienes hacen acción directa muchas veces son retirados de la acción, al ser apresados.

No hay una respuesta definitiva al dilema de “educación” o “acción”, ya que la educación bien puede entenderse como la primera acción, incluso la adopción de una forma de vida vegan (abolicionista), ya es educar con el ejemplo y, la “acción”, es también, educar con el ejemplo. Está en cada quien elegir el camino a tomar. Presionar a otrxs abolicionistas a adoptar un camino u otro es un aspecto negativo para el movimiento. Ambos caminos son necesarios, y lo importante es tomar uno u otro y seguirlo.

http://groups.yahoo.com/group/coexistencia

1 comentario:

Patricia dijo...

me gustaria que pusieran paginas educativas para poder hacer tareas o estudiar